El jazz: compartiendo lo personal

La historia del jazz va de la mano con la historia de la esclavitud y la liberación de la población afroamericana en Estados Unidos. Todo comenzó en Nueva Orleans, en los plantíos de algodón, azúcar y tabaco, donde los esclavos africanos cantaban música espiritual –mezclando la música tradicional africana con la americana y europea- , para hacerse más llevaderas sus largas jornadas laborales. Al mismo tiempo, algunos afroamericanos del sur de Estados Unidos decidieron probar suerte en las ciudades más industrializadas del país, como Nueva York y Chicago, y llevaron consigo sus estilos musicales.

Historia del jazz

Para los habitantes de Nueva Orleans, la música no era un lujo, era una necesidad. Así, el jazz nació como una revolución que comprendía estilos como ragtime y blues, y reflejaba las contribuciones de la música africana a la americana. Poco a poco, el jazz –y con él, la población negra de Estados Unidos- fue ganando terreno, y los primeros íconos de éste género, como Charles “Buddy” Bolden, y Scott Joplin –ambos de raza negra- lograron grabar discos o formar bandas inter raciales.

Con la prohibición en Estados Unidos, el jazz vio en los speakeasies un lugar en donde florecer; músicos de la talla de Duke Ellington y Cab Calloway tocaron en estos bares clandestinos. Luego, durante la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses llevaron el jazz a Inglaterra, y el género fue ganado terreno en Europa. Count Basie  y Duke Ellington comenzaron a vender discos, y el jazz fue haciéndose cada vez más complejo e incorporando ritmos  armonías más elaboradas.

Saxofonista

Mira la entrevista a Pavel Loaria, saxofonista y director.

Pero, ¿qué es el jazz?

Para este género, la improvisación es algo primordial. En un inicio se hacían improvisaciones colectivas, que poco a poco se transformaron en solos improvisados. Además, hay patrones de llamado y respuesta; un instrumento o voz “responde” a otro. Cada músico busca su sonido o su estilo (Miles Davis suena muy diferente que Louis Armstrong, aunque los dos son trompetistas) y la intención es hacer de algo familiar –una canción-, algo fresco, y de algo compartido, algo personal.

Jazz


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados