Quieres comprar + de 1 Caja? Llámanos, Escribenos o Chatea en Línea... (55) 52564044 / ventas@tintosnuevaera.com

Panorama del vino en México: retos y oportunidades

 

CONSUMO DE VINO EN EL MUNDO 2016

La historia de la producción de vino en México es larga y accidentada. Está marcada por prohibiciones poco efectivas, consumidores que prefieren (o preferían)  el brandy o el jerez e intereses políticos y económicos que favorecieron la producción de cerveza o destilados de agave. Estas causas históricas y muchas otras sociales y culturales han determinado las preferencias de los consumidores; es cierto, México no es un país que, tradicionalmente, produzca o beba vino tanto como, por ejemplo, Italia o Francia, ni ha tenido los apoyos gubernamentales para crecer a la velocidad que lo han hecho Estados Unidos, China o Brasil, pero basta analizar algunas cifras de consumo para notar que, efectivamente, el consumo del fermentado en México va en un claro y rápido ascenso, lo que representa dos cosas: primero, un reto para los productores mexicanos, que deben de enfocarse en satisfacer las necesidades de los consumidores, y segundo, una oportunidad para toda la cadena productiva.

En el 2016, a nivel global, el consumo de vino fue de 242 millones de HL. Los mayores consumidores son Estados Unidos, con 31.8 millones de HL, seguido por los franceses, que bebieron 27 millones de HL. México ocupa el lugar 35, con un total de 0.9 millones de HL. Aparentemente, esta cifra parece baja, pero analizando el panorama nacional, podremos encontrar un futuro muy alentador: desde el 2000, México ha cuadruplicado su producción de vino (de 19.4 millones de litros en el 2016, de los cuales se exportaron 1.2 millones de litros), mientras que el consumo nacional fue de 89.5 millones de litros. Es decir que, los mexicanos tuvimos que importar 68.1 millones de litros para satisfacer nuestro consumo.

Ahora, podríamos preguntarnos por qué no se consume más vino nacional. La respuesta es que la producción no alcanza para satisfacer la demanda de los consumidores. Entonces, tenemos que cubrir esas necesidades bebiendo vino importado. Y el límite en la producción nacional está en las hectáreas plantadas (5000, aproximadamente). Para satisfacer la demanda, hay algunos estados de la república que están comenzando su producción vitivinícola, así, además Coahuila, Baja California, Querétaro y Guanajuato, existen ya muy buenas propuestas en Zacatecas, Aguascalientes, Chihuahua y San Luis Potosí. Y seguramente, en un futuro cercano, los bebedores de vino escucharemos mucho sobre Puebla, Sonora (muy importante para la producción de uva de mesa) y Nuevo León.

PANORAMA VINO MEXICO

Lo que es un hecho es que ahora, somos testigos y partícipes de una industria en pleno ascenso y, como productores o como consumidores, tenemos la responsabilidad de comunicar y difundir la imagen del vino mexicano como aquel de gran calidad, producción manual y también, indiscutiblemente, como una de las bebidas que han acompañado al país a lo largo de todos estos siglos de historia.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados